La vieja me tenía que hacer un masaje pero me prestó la concha.

Descripción Compartir

Quiero contarte algo, le pedí el número a un amigo porque necesitaba un masaje por unos dolores de espalda. Pero el muy hijo de puta me dio el número de una masajista que da masaje con final feliz. Yo no me había dado cuenta de esto hasta que comenzó a meter manos en donde no debía. La cuestión es que yo me puse loquito, y como la vieja me vio motivado me dejó seguir. Creí que tenía onda conmigo, por eso la puse en cuatro patas y se la mandé hasta el fondo. Así le dimos hasta que no aguantó y se vino en un buen orgasmo. Luego se arrodilló y me la chupó hasta que me sacó la leche con su boca. Después de todo me enteré que era una puta mas.

Categorias: Serviporno
La vieja me tenía que hacer un masaje pero me prestó la concha.
24 min
Videos porno relacionados
Categorias Ver todas